Chili sin carne

28 07 2008

Este plato, considerado de origen Mexicano, es un plato tradicional estadounidense. Tanto es así, que la versión no vegana es el plato oficial del estado de Texas.

Sus orígenes más comúnmente aceptados, pese a que no todos están de acuerdo, parece remontarse a 1880 en Ensenada (México), como forma de alargar el uso de la poca carne que se consumía entonces por los texanos de bajos recursos económicos (se dejaba secar la receta en ladrillos y posteriormente se podían cocinar). Otra teoría histórica menos aceptada, es que nació en la década de 1940 en Tijuana o Chihuahua (México), como sustituto de otros pemmican.

Dado que la teoría más aceptada es que esta receta con chile es de origen mexicano, la hemos incluido en la sección de cocina centro-sudamericana.

Como prácticamente cualquier receta con ingredientes de origen animal, este plato de chile permite una versión vegana conocida como “chili sin carne”: la que os presentamos.

Por cierto, la palabra “chili” es la deformación de la palabra “chile”, y tiene múltiples acepciones: ají, guindilla, morrón…

Ingredientes para dos personas

– Un vaso de alubias rojas

– Una cebolla mediana

– 400 gramos de tomate triturado

– 150 gramos de soja texturizada fina

– Dos o tres chiles enteros o salsa de chile

– Sal y azúcar de caña no refinado (sirve blanco)

Tiempo de preparación

1 hora 15 minutos (sin contar el tiempo de remojo de las alubias)

Procedimiento

1- Dejar en remojo las alubias rojas durante mínimo 12 horas en un bol que las cubra sobradamente con agua. Así, acortamos mucho el tiempo de cocción, que en caso de no remojarlas sería de 3 horas.

2- Picar la cebolla muy fina.

3- En una sartén con bastante fondo, añadir aceite de oliva y calentar. Una vez el aceite caliente, añadir la cebolla picada.

4- Antes de que la cebolla se dore, añadir el tomate triturado y una cucharada de café de azúcar no refinado (para evitar la acidez) y dejar freír tapado 5 minutos a fuego medio.

5- Añadir un vaso de agua y antes de que rompa a hervir añadir las alubias. Dejar cocer destapado a fuego lento durante aproximadamente una hora. Si tenemos los chiles en fruto añadir ahora, sino lo haremos al final, después de añadir la soja texturizada. Cada 20 minutos añadir un poco de agua fría para cortar la evullición, así evitaremos que las alubias pierdan su piel durante la cocción.

6- Una vez tiernas a nuestro gusto, añadir la soja texturizada fina. Tapar y dejar cocer a fuego lento. Si es necesario añadir más agua.

7- Una vez la soja texturizada esté blanda, salar al gusto. Si tenemos salsa de chili en vez del fruto, añadir ahora según nos guste el picante. Remover bien y dejar que el caldo se evapore un poco. El chili suele ser algo caldoso, pero podemos variar la cantidad de caldo como prefiramos.

8- Emplatar en platos hondos. Puede acompañarse con tortitas de maíz o comerse solo.

NOTA

Este plato también se puede realizar con tofu, desmenuzándolo con las manos en el mismo paso en el que hemos añadido la soja texturizada fina. Además, podemos añadirle ajo junto a la cebolla o cocerle unas patatas junto a las alubias.

Anuncios